El oficialismo salió a las calles en un nuevo timbreo después del escándalo por el tarifazo y la decisión del Gobierno de seguir con esa política a pesar de las críticas. Sin embargo, Cambiemos decidió guardar a sus dos figuras, Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

La estategia es clara: el macrismo no puede permitirse que se filtre en las redes sociales un video donde un vecino le reclame a Macri y Vidal por los aumentos de tarifas. Es preferible que el riesgo lo corran figuras de segundo nivel.

Así las cosas, y con el cuidado que siempre tienen este tipo de movidas, Cambiemos eligió a Marcos Peña y a otros ministros menos conocidos para realizar el timbreo.

Así, el oficialismo sale a las calles luego de una semana complicada. Todas las encuestas muestran el rechazo social al ajuste tarifario. Además, el miércoles se dio un pequeño quiebre en la propia alianza de Gobierno, ya que los radicales y Elisa Carrió pidieron que el gobierno sea más gradualista con el tarifazo.

La foto que resumió la semana fue la Mario Negri, líder de la UCR en Diputados, saliendo de Casa Rosada mirando hacia el piso. Ocurrió que el macrismo no aceptó dar marcha atrás sino que propuso que el tarifazo se pague en cuotas y con interés. Además, anunció que seguirán los aumentos durante todo el año. Mientras tanto, Carrió prefirió el silencio. Quien sabe hasta cuando.