Así lo reconocen en riguroso off muchos dirigentes de ese espacio, que logró colar hombres y mujeres propios en las listas de Cumplir, el frente que conduce Florencio Randazzo. De hecho, se habla de una reunión en la que el propio Emilio Pérsico, líder del Evita, se refirió a esa posibilidad: "Hay que lograr que entren nuestros compañeros en los municipios y en la provincia", habría asegurado.

Las encuestas no le dan bien a Florencio Randazzo. Las consultoras lo ubican en el cuarto lugar, con un número que varía del 4% al 8%. Esa cifra puede ser peor en la elección general cuando los votantes se inclinen por el voto útil. Lo que parece seguro es que el ex ministro kirchnerista no tiene ninguna chance de acceder al Senado de la Nación.

Con esos números en la mano, los dirigentes del Movimiento Evita hacen cuentas. Saben que con un 4% pueden lograr que militantes propios, que encabezan listas locales, ingresen a las legislaturas distritales o a la bonaerense. Además, reconocen que enfrentar a Cristina golpeó a la propia base, que en buena medida se define como kirchnerista. De allí que el corte de boleta le permita resolver ambos problemas.