La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, está preocupada. Las encuestas muestran que la senadora Cristina Fernández de Kirchner crece en las encuestas, sobre todo en el Gran Buenos Aires. Es el centro urbano que además muestra más descontento con las políticas del oficialismo. 

Ante ese escenario, Vidal quiere desdoblar las elecciones, para quedar afuera de una posible contienda entre Mauricio Macri y CFK. El vote arrastre podría dejar a la gobernadora sin su reelección provincial. 

Ante ese escenario, Vidal quiere salvar su propio pellejo, más allá de lo que pase con Cambiemos a nivel nacional. Las encuestas de Poliarquía y Julio Aurelio, dos consultoras cercanas a Casa Rosada, muestran que CFK sigue con números altos en provincia de Buenos Aires. Según Poliarquía, Cristina creció en el GBA a pesar de la persecución judicial y mediática. 

Además, la economía no para de caer y todo indica que se vienen meses muy duros, sobre todo en el conurbano bonaerense. Cambia todo cambia en la política argentina: en solo seis meses, cerca de Vidal pasaron de soñar con una elección presidencial a indagar en una estrategia defensiva que les permita la permanencia en La Plata. Cuando no hay pan, no hay circo que alcance.