Se enciende la interna en Cambiemos por el escándalo de los aportantes truchos que involucra a la gobernadora María Eugenia Vidal. Ahora, la mandataria bonaerense dejó trascender, a través del diario La Nación, muchas críticas a sus pares en el macrismo. 

"Entré a la política sin apellido, sin padrino y sin plata... ¡No tengo ninguna offshore!", se defendió Vidal, según la periodista Laura Di Marco. Esa referencia a las sociedades offshore tiene obvios destinatarios: buena parte del gabinete macrista tiene empresas en paraísos fiscales, entre ellos, el propio presidente Mauricio Macri. 

La periodista Di Marco, cercana a Vidal, deja trascender lo obvio: "Y, tal vez lo más perturbador, ¿quién filtró esa información?". ¿Fue fuego amigo? Con la caída en las encuestas de Macri, muchos dirigentes cercanos se entusiasmaron con que Vidal sea candidata presidencial en 2019. ¿Esa situación generó odios en el resto de Cambiemos?

Ahora, Vidal pasó a la defensiva. Tiene que explicar qué pasó en las campañas de 2015 y 2017. En ésta última, su responsabilidad es mayor ya que es la presidenta del PRO bonaerense, el partido señalado por el posible lavado de 40 millones de pesos.