Cerca de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal aseguran que la relación de ella con Mauricio Macri pasa por su peor momento en mucho tiempo. La mandataria siente que fue "traicionada" por la mesa chica del PRO. Justamente a ella, que tanto hizo para que Cambiemos llegara a Casa Rosada. 

El fastidio tiene varios orígenes. En primer lugar, está la propuesta de la elección desdoblada, que desde el vidalismo alentaron pero que el macrismo desoyó. Con boleta larga, la gobernadora tenía por delante una elección muy delicada, ya que Macri tiene una imagen negativa muy alta en Buenos Aires. ¿Hubiese cambiado algo? Tal vez, Juntos por Todos hubiera perdido algo de caudal electoral aunque no mucho, considerando que 35% es su piso / techo histórico. 

En conclusión, Macri no sumó votos extra y a Vidal se le hizo muy cuesta arriba y terminó perdiendo por goleada contra Axel Kicillof. Además, en provincia no hay balotaje por lo cual sus chances se reducen a casi nada. 

Pero hay algo más: el macrismo decidió medidas de impacto que golpearán sobre la economía de la gobernadora, ya que se financiarán con IVA, un impuesto coparticipable. "Me dejaron sola y ahora no me dejan margen para hacer política e intentar revertir en algo el resultado", aseguran cerca de Vidal. 

El malhumor de la mandataria explica sus silencios en las últimas semanas, donde prácticamente no habló desde la derrota en las primarias. ¿Es el fin de la relación entre ella y Macri?