El gobierno de Mauricio Macri entregó un nuevo listado de detenidos que considera que deberían salir de la cárcel. Esta vez incluyó al genocida Alfredo Astiz, condenado a cadena perpetua y uno de los hombres emblemáticos de la represión ilegal durante la última dictadura militar.

Según informó el portal macrista Infobae, el Servicio Penitenciario Federal (SPF) dijo que "se encuentra en condiciones de acceder a medidas alternativas de detención" y pidió la prisión domiciliaria.

Para el organismo dependiente del Ministerio de Justicia que conduce Germán Garavano, el responsable del asesinato de Rodolfo Walsh es un "interno con enfermedades". En el caso del dictador se detalla que tiene una "enfermedad oncológica".

Astiz tiene 67 años y dos cadenas perpetuas por delitos de lesa humanidad. Está detenido desde diciembre del 2017 y, según el informe que reveló el portal Infobae, tiene derecho a la libertad condicional a partir del 7 de abril del 2023.

El mismo escrito promovido por el gobierno de Mauricio Macri sentencia que debería quedar en libertad el 7 de abril de 2018, cuando consideran que su pena quedaría agotada.