Se trata de Norberto Bianco, el médico del centro de detención de Campo de Mayo, acusado de apropiación de bebés nacidos en la maternidad clandestina durante la dictadura militar.

Tras al fallo de la corte que declara aplicable el beneficio del 2x1 para las pena de prisión por delitos de lesa humanidad, fue liberado el obstetra de la ESMA, Norberto Bianco, tras cumplir dos tercios de su condena. El pasado 18 de abril recibió por parte de la Cámara de Casación Penal la confirmación de la condena de 13 años dictada a fines de 2014. Sorpresivamente en el día de ayer, en otro atropello al compromiso que adoptaría el estado durante el pasado gobierno de honrar la memoria, verdad y justicia; el poder judicial otorgó la libertad al médico que lideraba el grupo de encargados de participar en los partos, y de entregar los bebes a los apropiadores durante la dictadura.

El Nunca Más, documento clave en la defensa de los derechos humanos y en los juicios contra los responsables de la última dictadura militar, relata que en marzo de 1997 el juez federal de San Isidro, Roberto Markevich, declaró culpable a Norberto Bianco de falsificar los documentos de Carolina Susana (6 de octubre del '76) y Pablo Hernán (27 de septiembre del '77) para luego inscribirlos como hijos legítimos.

En marzo de 1999, tras declarar que no son los padres biológicos de Pablo y Carolina, el juez Markevich señalaba que “las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que Bianco desempeñaba su actividad profesional durante el período en que los menores nacieran, la existencia de un Centro Clandestino de Detención en el destacamento militar de Campo de Mayo, apoyado en la concordancia existente con el resto de elementos probatorios colectados, son indicios suficientes que permiten afirmar en que los menores inscriptos son hijos de mujeres víctimas de otra desaparición forzada durante el último régimen militar".