Cambia, todo cambia. La Corte Suprema de Justicia rechazó este martes la aplicación del beneficio del 2x1 para represores condenados por delitos de lesa humanidad, en una decisión que volvió a marcar una derrota del presidente Carlos Rosenkrantz, que quedó otra vez en minoría. Hace un año, el máximo tribunal había fallado en el sentido inverso. 

La votación dejó en evidencia que el presidente de la Corte no tiene un bloque consolidado de apoyo. Esta vez ni siquiera lo acompañó Elena Highton de Nolasco, que votó a favor de rechazar el 2x1 a represores junto a Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti.

El fallo contradijo lo que la Corte resolvió en 2017 en favor del represor Luis Muiña. En el medio, ocurrió una notable movilización popular y política. 

Ahora, los jueces le dieron validez a esa ley en base el caso Rufino Batalla, condenado a 12 años de prisión por su participación en el centro clandestino La Cacha, quien luego de la resolución que benefició a Muiña también reclamó que se le computara el 2×1 para salir de prisión.