El fiscal general de Esquel (Chubut), Carlos Díaz Mayer, afirmó que “hay mucho entorpecimiento de la política en la investigación” por la desaparición de Santiago Maldonado, y explicó que esto ocurre porque cuando la política se mezcla con una investigación "lo único que hace es entorpecer” su esclarecimiento.

El funcionario dijo, en declaraciones a radio Universidad de Córdoba, que si bien se espera “llegar a buen puerto” en la investigación sobre Maldonado, “hay mucho entorpecimiento de la política”, y ya “ha pasado en la historia de las investigaciones que una vez que la política ingresa a una investigación lo único que hace es entorpecer”.

El Juzgado Federal de Esquel confirmó ayer que el perfil genético del herido en un presunto ataque cometido el 21 de julio a un puestero de una estancia del grupo Benetton en Chubut no corresponde al de Maldonado, y en ese sentido el fiscal sostuvo que por ahora “se truncó” una de las líneas investigativas pero que “se sigue trabajando sobre otras hipótesis”.

“Seguimos trabajando sobre las denuncias, sobre los elementos encontrados en el lugar del hecho y también en tratar de establecer a quién corresponde la sangre del herido con arma blanca”, luego de que se descartara la pertenencia a Maldonado.

Asimismo Díaz Mayer sostuvo que la investigación no es fácil, al sostener que “no hay colaboración” de los grupos de manifestantes para tratar de identificar personas encapuchadas que participaron de la protesta, y que el terreno en que se investiga es de montes y montañas en donde “no se ve a más de cinco metros”.

La desaparición de Maldonado ocurrió el 1 de agosto durante un operativo de Gendarmería Nacional en el predio ubicado en Cushamen, al noroeste de Chubut.