El subsecretario de Derechos Humanos de Chubut, Oscar Petersen, dijo hoy que "hubo lentitud" en la causa que investiga la desaparición del joven Santiago Maldonado y que "no hay certeza de nada" en relación a lo sucedido con el artesano visto por última vez en un operativo realizado por la Gendarmería Nacional en la provincia de Chubut.

"Hubo lentitud en el proceso", sostuvo en Radio La Red el funcionario, y argumentó con que si "había que recoger pruebas había que hacerlo rápidamente ya que (el lugar investigado) es descampado, pasan los días, hay vientos, lluvias y demás, por lo que si había que recoger pruebas, había que hacerlo rápidamente", indicó.

En particular, sobre la actuación del juez federal de Esquel, Guido Otranto, Petersen afirmó que "el mismo 8 de agosto nos confiesa que no tenía una hipótesis concreta de lo sucedido ni del accionar de la Gendarmería" en el operativo que realizó el pasado 1 de agosto en una comunidad mapuche de Cushamen, "así como tampoco, hasta ese momento, él no tomaba como serias las declaraciones que la responsabilizaban, mientras que el defensor sostenía que para él estaba fundamentado".

"Hoy, no hay certeza de nada", sintetizó el subsecretario de Derechos Humanos chubutense.

Ayer las autoridades nacionales subieron la recompensa que se había publicado para quien aportara datos sobre el joven desaparecido, de 500 mil a dos millones de pesos, en tanto, el fiscal Federico Delgado solicitó que se inicie una investigación para determinar si el gobierno nacional y las autoridades de la Gendarmería encubrieron la desaparición.

En tanto, la organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional le reclamó al Estado argentino "la conformación de un grupo de expertos independientes", que contribuya a esclarecer la desaparición del joven artesano y, por medio de un comunicado, cuestionó la "demora del Estado en dar respuestas sobre el caso" tras sugerir que la ONU brinde asistencia técnica en la causa judicial que instruye Otranto.