Tras permanecer casi 20 años prófugo fue detenido Juan Carlos Vázquez Sarmiento, apropiador de Ezequiel Rochistein Tauro –que nació en cautiverio en la Esma en 1977– y represor de la Fuerza Aérea. El juez federal Daniel Rafecas ordenó su detención. Circulaba con una identidad falsa. "Es un triunfo de la lucha", definieron desde Abuelas de Plaza de Mayo. 

El caso muestra la complicidad de sectores de la justicia y fuerzas de seguridad en situaciones así. ¿Cómo no lo encontraban? ¿Cómo puede ser que una vez que un juez se tomo en serio el caso se resolvió en días? Finalmente fue detenido a... ¡10 cuadras de la casa de su mujer!

Tras las rejas

Vázquez Sarmiento integró el servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea durante la última dictadura cívico militar eclesiástica. El Juzgado Federal número 6 lo buscaba desde 2003, tiempo en el que empezó a huir de la Justicia. Rafecas tomó la dirección de ese juzgado la semana pasada, tras salir sorteado luego de que Rodolfo Canicoba Corral lo dejara vacante tras jubilarse.

Una de las primeras decisiones que tomó el juez fue darle impulso a la búsqueda de Vasquez Sarmiento, quien había sido denunciado a principios de siglo en la causa por la apropiación de Guillermo Pérez Roisimblit, hijo de Patricia Roisinblit y José Pérez Rojo, secuestrados por la Fuerza Aérea en la RIBA y ella trasladada a la Esma para parir. Tiempo después tendría también una causa para él solo: la que investigaba la apropiación del hijo del matrimonio Rochistein Tauro, también nacido en la Esma.

En 2013, Vasquez Sarmiento apareció en el radar del expediente que investiga los crímenes de lesa humanidad de la Fuerza Aérea, especialmente los perpetrado a por la Inteligencia de esa fuerza, a cargo del Juzgado Federal número 3, área de actuación natural de Rafecas. Alli, ese año, el magistrado dictó una orden de captura pero nunca pudo indagarlo, pues permanecía prófugo.