Bajo el supuesto lema "deskirchnerizar a los derechos humanos", la escritora explica que Macri intentará "romper la hegemonía del kirchnerismo en ese altar donde construyó su poder" en una nota publicada en La Nación

Di Marco contó que uno de esos ataques irá dirigido al Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) que tiene como cara visible al periodista Horacio Verbitsky. El ataque al CELS significaría una nueva persecución contra Verbitsky, quien reveló el polémico blanqueo de dinero de Gianfranco Macri, hermano del Presidente.

"El macrismo está en busca de su propio paradigma, en una cancha que le es ajena. El eje K de las políticas reparatorias setentistas no será abandonado, sino integrado a un mirador más amplio: el de la inclusión, el encuentro, el diálogo y la convivencia. Claudio Avruj presentará el 10 del mes próximo el nuevo plan: se trata de una política de Estado pensada hasta 2020", afirmó.

También busca vincular a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organismo independente que funciona en el marco de la OEA, con el kirchnerismo. La afirmación queda refutada si se recuerda que el secretario de DDHH bonaerense, Santiago Cantón, fue titular de la CIDH, integrada por miembros de todos los países de la región.

Lo que impulsó este cambio de estrategia es una serie de encuestas y focus group que mostraron algo que ya empezaba a verse en las calles: la creciente preocupación en la sociedad por saber qué pasó con Santiago Maldonado y si finalmente la Gendarmería es la responsable de su desaparición.