La dirigente y madre de desaparecidos, Graciela Fernández Meijide, volvió a generar revuelo al pedir la prisión domiciliaria para el genocida Alfredo Astiz, quien se encuentra en una cárcel común por delitos de lesa humanidad. "Deberían mandarlo a su domicilio con una pulsera electrónica, que pueda atenderse y estar cuidado por la gente que designe él o su familia", pidió. La respuesta de referentes de Derechos Humanos.

El primero en responderle fue Adolfo Pérez Esquivel, premio Novel de la Paz en los años 80 (en plena dictadura). "No se le puede dar la libertad a quienes cometieron delitos de lesa humanidad", dijo.

"Son seres humanos que necesitan un trato digno, pero Etchecolatz o Astiz tienen que seguir en el lugar donde están detenidos, deben ser tratados de forma humanitaria, pero en la cárcel común", exigió.

"Los genocidas no dan respuesta sobre los desaparecidos. No dan señales de arrepentimiento. Estos criminales deben cumplir su condena", describió Pérez Esquivel.

En la misma línea, se expresó el diputado nacional Wado De Pedro, hijo de desaparecidos. "Astiz tuvo siempre sus derechos garantizados, los que él les negó a sus víctimas. Tuvo derecho a defensa y a todas las apelaciones tras la condena. Su sentencia está firme y el Derecho Internacional obliga a que los condenados por delitos de Lesa cumplan la pena integralmente", escribió en Twitter.

Astiz tuvo siempre sus derechos garantizados, los que él les negó a sus víctimas. Tuvo derecho a defensa y a todas las apelaciones tras la condena. Su sentencia está firme y el Derecho Internacional obliga a que los condenados por delitos de Lesa cumplan la pena integralmente. pic.twitter.com/IUl9G7dL8O

— Wado de Pedro (@wadodecorrido) 21 de marzo de 2018