De a poco van terminando los relatos en torno al Memorándum de Entendimiento que el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner firmó con Irán como un intento de avanzar en la investigación del atentado a la AMIA en 1994. La causa fue usada por el macrismo, en connivencia de sectores de la comunidad judía argentina, para perseguir a opositores. 

Ahora, la AMIA le pidió a la DAIA que desista de continuar la acusación contra Cristina. “Consideramos que mantener esa querella es perjudicial para la comunidad en general y afecta en particular a la AMIA en su gestión específica”, aseguaron en una carta a Jorge Knoblovits, de DAIA. 

“La DAIA debe desistir de impulsar la causa judicial contra Cristina Fernández de Kirchner por el Memorándum de Entendimiento con Irán. La revisión de esa terrible decisión de política exterior y su reversión histórica corresponden a toda la sociedad argentina y sus representantes”, insiste el texto. 

Sin reconocerlo explícitamente, la carta da cuenta de un cambio de época: sectores de la comunidad judía argentina empiezan a ver los problemas vinculados a mantener la causa como una carta de persecución política.