El secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, consideró hoy que la estrategia sanitaria que se aplica Formosa para mitigar el avance del coronavirus en la provincia “no puede equiparse con la existencia de una dictadura”, y afirmó que las denuncias que se formulan en ese sentido describen “una realidad paralela”.

“No se puede decir que hay violaciones sistemáticas a los derechos humanos en Formosa. Esas denuncias parecen obedecer a una realidad paralela. Hay situaciones puntuales sobre las que hicimos recomendaciones y que se dieron en el marco de una estrategia sanitaria en la que hubo restricciones”, señaló Pietragalla en diálogo con Télam.

Tras volver de Formosa, donde ayer y hoy se entrevistó con el gobernador Gildo Isfrán, dirigentes de la oposición y organismos locales para verificar la situación de los derechos humanos en la provincia, el funcionario estimó que existe “una campaña” sobre la situación que se vive en el distrito.

Formosa es una de las provincias más exitosas en la lucha contra el coronavirus, con tasas bajísimas (solo 10) de muertes cada un millón de habitantes. Ese ranking lo lidera Capital Federal, que tiene 1800 fallecidos x millón de personas, lo que pone al distrito gobernado por Horacio Rodríguez Larreta como uno de los peores a nivel mundial. 

“Visitamos los centros de aislamiento vimos que están en buenas condiciones. Hubo en esos lugares algunas situaciones cuando se detectaron contagios y la permanencia de las personas en esos lugares se tuvo que prolongar. Cuando esas noticias persisten durante tanto tiempo, es porque estamos ante la existencia de una campaña”, señaló el funcionario.  

Ante las situaciones de abusos de parte de las fuerzas de seguridad, Pietragalla aseguró que se firmarán convenios con el gobierno de Formosa para capacitar en derechos humanos a los uniformados de la provincia.

“Se verificó un incremento de los casos de violencia institucional durante la pandemia porque los controles están en manos de las fuerzas de seguridad. Hubo denuncias en varias provincias y estamos atentos a todos los casos. Pero no se puede decir que se cometan delitos de lesa humanidad en la provincia», remarcó.  

Y en ese sentido, agregó: “Tampoco existen centros clandestinos de detención. Eso debe quedar claro. En el marco de una estrategia epidemiológica que llevó a cabo la provincia pudo haber aciertos y errores y vamos a hacer recomendaciones”, reseñó Télam. 

Pietragalla Corti observó como “llamativo” que algunos dirigentes de la oposición que cuando estaban en el gobierno avalaran que las fuerzas de seguridad “tiraran por la espalda hoy hablan de violaciones a los derechos humanos”. La referencia fue al macrismo, que durante la gestión amarilla defendieron la llamada doctrina Chocobar, en referencia al policía que fusiló en el piso a un joven desarmado.  

“Desde esta gestión siempre nos ocupamos de los derechos humanos. Hay dirigentes que no dijeron nada de la represión a los pueblos originarios y de situaciones que se dan en Mendoza, donde se le recortaron hace poco atribuciones al Comité contra La Tortura”, subrayó Pietragalla.