En el norte de la provincia bonaerense la planta aceitera Bio Ramallo confirmó treinta despidos producto de la crisis económica que atraviesa el sector. La decisión se hizo efectiva tras la última reunión del jueves en el Ministerio de Trabajo, por lo cual ya desde el viernes no dejaron ingresar a los trabajadores.

Según consigna el portal Ramallo Ciudad, ante este panorama, desde el gremio de Aceiteros comenzaron desde muy temprano con las medidas de lucha, con un corte total en las dos entradas del Parque Industrial, donde está instalada la planta.

En tanto, el bloque de concejales del Frente para la Victoria-Unidad Ciudadana presentó un proyecto para desestimar beneficios impositivos a empresas que despidan trabajadores en forma injustificada, como es el caso de Bio Ramallo que echó a 30 trabajadores.

El proyecto modifica la ordenanza 3458/08 que promueve la radicación industrial a cambio de exenciones en tasas municipales durante 10 años.

Las empresas que se radican en COMIRSA tienen, por Ordenanza del año 2008, exenciones en tasas municipales durante 10 años. Esa norma promueve la radicación industrial. Este jueves se trata la posible Ordenanza en el Concejo Deliberante de Ramallo, pero ya es tarde, el derrumbe de la Economía no cesa.