El trágico aumento de servicios, la falta de financiación para PyMes y la caída de consumo hacen imposible producir en la Argentina del Cambio que ahora destrozó a la empresa Metalpar que anunció el cierre de la planta ubicada en Loma Hermosa, provincia de Buenos Aires. En ese sentido aclararon que pagarán las indemnizaciones correspondientes a los 600 trabajadores que quedaron en la calle.

La empresa es parte del grupo formado por la metalúrgica chilena Paredes y la brasileña Marcopolo. Allí se producían las carrocerías de los colectivos de línea, pero producto del aumento en las tasas de interés que afectaron la renovación de los vehículos, generó una caída en las ventas de Metalpar.

La firma ya había reducido personal en 2018 y eso encendió las alarmas del gremio que pidieron al gobierno de Mauricio Macri, que reactive la economía. A pesar de las demandas, la empresa no pudo continuar, aunque, según informó Infobae, los dueños están evaluando la posibilidad de continuar con la producción a menor escala en otra planta que es parte del grupo.