Se trata de General Mills, una de las empresas alimenticias más importantes del mundo, dueña de la tradicional marca de elaboración de tapas de empanadas, tartas y pastas secas y frescas, La Salteña, que pone a la venta la histórica marca y la planta que tiene la firma en el Sector Industrial Planificado Mixto de Burzaco, generando una incertidumbre total sobre el futuro de los 500 trabajadores que ocupan la planta.

General Mills, abandonada el mercado local, aunque aseguran que permanecerá en otros países de Latinoamérica. La intensión de la empresa es vender la planta en la localidad bonaerense de Burzaco y ceder el control de la marca líder en la elaboración de pastas frescas y secas a otra empresa.

Según la información del portal Gestión Sindical, la Salteña emplea actualmente a unos 500 trabajadores. Tiene una superficie de 20.000 metros cuadrados y al inaugurarse en 2011, su capacidad de producción era de 200 millones de unidades al año, de las cuales preveía exportar el 90% a más de 52 países.

General Mills, empresa estadounidense, está ubicada sexta en el ranking global de empresas alimenticias con la venta de sus productos en más de 100 países y con marcas reconocidas a nivel internacional.

En 2016 la compañía estadounidense vendió parte de la marca de la Salteña, elaboración del pan congelado y medialunas al grupo mexicano Bimbo, que al adquirirlos las fusionó con sus productos y tomó el control de la planta que se encuentra ubicada en la intersección de la calle Uruguay y la ruta Panamericana, en la provincia de Buenos Aires y que daba trabajo a 360 personas.