El titular de CARTEZ, una importante confederación agropecuaria de Córdoba, Javier Rotondo, eligió bajarle el perfil al conflicto que los sojeros mantienen con el gobierno de Alberto Fernández. El sector convocó a un lock-out patronal de 4 días. 

"Esperamos señales para volver a dialogar", describió Rotondo, lo que sorprendió después del segundo día de la medida de fuerza que tuvo impacto muy acotado. Excepto en Córdoba, el paro no tuvo incidencia en el resto del país. 

"No tuvimos una injerencia real en el tema de poder acordar con el Gobierno y eso generó la reacción", describió, aunque insistió con el "diálogo". "Podemos aportar mucho más para la generación de divisas para el país", expresó el referente ruralista.


.