Según el Indec, la inflación de octubre fue del 5,4%, con lo que en el año el indicador acumula un avance del 39,5% y en la comparación internual muestra un ascenso del 45,9%. Para muchas consultoras privadas, ese número todavía es peor. 

En el décimo mes del año, el rubro alimentos y bebidas experimentó una suba del 5,9%, acumulando en el año un incremento del 43,7%, pero la suba más fuerte fue en el rubro Vivienda, con 8,8%, seguido de la categoría Transporte, 7,6%.

De confirmarse las proyecciones para noviembre y diciembre, la economía alcanzaría una inflación cercana al 50% en 2018, la más alta desde 1991. 

En 1991, segundo año de la presidencia de Carlos Menen, la inflación alcanzó al 84%, mientras que en 2002, tras la crisis económica y el default, llegó al 40,9%, con Eduardo Duhalde en el poder.

La situación en relación a los precios muestra un panorama desolador durante la gestión de Mauricio Macri. En campaña, allá por 2015, Macri prometía bajarla con "mucha facilidad". Sin embargo, el resultado da cuenta de un fracaso: 40% en 2016, 25% en 2017, y 50% proyectado en 2018. Es el peor ciclo inflacionario desde las híper de los años 80. Otro fracaso de la gestión económica del "mejor equipo de los últimos 50 años".