El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, admitió lo obvio: aseguró que analizan realizar un "achique" en Aerolíneas Argentinas "si los gremios - que este lunes realizan un paro en la línea aérea estatal - no aceptan las condiciones" que quiere imponerles Casa Rosada, como subir salarios en función de la "productividad".

"Hay que trabajar en mayor productividad, no en echar gente", aclaró el funcionario. Pero agregó: "Si la respuesta es no, inevitablemente llega esto a un achique de la compañía", amenazó.

"Achique de la compañía es, por ejemplo que el año que viene hay dos aviones que vamos a devolver porque es muy difícil competir en los vuelos internacionales....Vos volás a Italia y competís con Alitalia. Si el piloto de Alitalia duerme una noche acá cuando viene a Buenos Aires y el piloto de Aerolíneas duerme tres noches en Roma, es muy difícil competir así", insistió Dietrich.

Y volvió con el discurso de los subsidios: "Frente a ésto, es inaceptable que Aerolíneas siga recibiendo plata de los argentinos", aclaró. En el marco del acuerdo de ajuste firmado con el FMI, el Gobierno quiere ajustar sobre diferentes áreas del Estado. En ese marco, seguirá avanando sobre Aerolíneas Argentina, empresa que fue privatizada en los 90 y recuperada una década después por el kirchnerismo.