El "cepo", palabra odiada por Mauricio Macri, empieza a ser una realidad. El Banco Central limitó hoy el reparto de utilidades de los bancos y entidades financieras. Deberán pedirle permiso a la autoridad monetaria a partir del día de hoy. ¿No eran esas restricciones propio de países chavistas?

De esta forma, los bancos deberán volver a cumplir con este requisito que se levantó el año pasado, luego de once años de vigencia.

Como en líneas generales, el reparto se hace en la forma de giro de dólares a sus casas matrices en el exterior. Por lo que, esta medida es la primera que toma Guido Sandleris de control de capitales para contener la fuga de capitales.

El Banco Central anunció en la Comunicación A 6768 este viernes que resolvió: "Disponer, con vigencia 30.8.19, que las entidades financieras deberán contar con la autorización previa del Banco Central de la República Argentina para la distribución de sus resultados".

De fondo, está la crisis financiera general que vive el país y que Macri ya no puede contener. Por miedo a una fuga masiva de dólores, el Banco Central empezó a controlar a los bancos. Nadie puede descartar que el cepo vuelva a estar entre nosotros.