El presidente Alberto Fernández trató de "miserables" a los empresarios que despiden durante la cuarentena. "No se trata de perder plata, sino que llegó la hora de ganar un poco menos", aseguró. El palo fue, aunque lo nombró, para Paolo Rocca, titular del Grupo Techint, que despedirá 1400 empleados en medio de la crisis sanitaria por el coronavirus. 

Ganar un poco menos: el Grupo Techint es históricamente uno de los grandes favorecidos por las políticas de los gobiernos de turno, que le destinan subsidios, entre otras ventajas. En 2016, el Gobierno de Mauricio Macri permtió un generoso blanqueo de capitales, que le permitió a familiares de Paolo Rocca y a ejecutivos de Techint regularizar fondos que habían sido evadidos. 

En total, se trata de $ 11.377 millones. Esa plata alcanza para pagar salarios muy altos a 1400 trabajadores durante varios años. ¿Crisis?

Volviendo al blanqueo, el periodista Horacio Verbitsky reveló que una prima de Rocca sinceró 6.900 millones. Si el Estado hubiera descubierto tal nivel de evasión, debería haber pasado muchos años en prisión. 

Por su parte, la revista NOTICIAS accedió a la lista de todos los que blanquearon más de $ 60 millones en 2016 y halló el nombre de otra prima de Rocca y de ejecutivos actuales y pasados del grupo como Roberto Bonatti (también pariente), Daniel Novegil, Carlos Franck, Paolo Alliata Di Montereale, Marcelo Martínez Mosquera, Guillermo Hang, Carlos Bacher, Fernando Mantilla, Fredy Cameo, Ricardo Soler y Luis Betnaza.