El ajuste macrista ofrece como peor cara a los jubilados, que este año perderán cerca de un 20% de poder adquisitivo. El presidente Mauricio Macri había dicho que con la reforma previsional, votada el año pasado, "los jubilados van a salir ganando". Mintió. 

El ajuste se explica porque el incremento que recibirán jubilados y pensionados (además de beneficiarios de la AUH) en 2018 será del 28%, mientras la inflación estará en torno al 47%. Es una pérdida de 19%. Hay que remontarse a la fenomenal crisis de 2001-2002 para ver otra situación similar. 

No es la primera vez que los trabajadores pasivos pierden: en 2016, cedieron casi 10 puntos de poder adquisitivo. Esa situación se revirtió en menor medida en 2017, cuando ganaron 3%.