El Indec, en manos del economista macrista Jorge Todesca, informó que el índice de salarios del total de los trabajadores registró un incremento del 2,9% en el mes de septiembre con respecto al mes previo. De esta forma los salarios en promedio aumentaron un 27,3% interanual. ¿Cómo les fue a los trabajadores versus a la inflación?

Estos datos muestran el deterioro del poder adquisitivo del salario frente a una inflación que en aquel mes había anotado un 6,5% mensual y un 40,5% interanual.

En consecuencia, en los primeros nueve meses del año los salarios en promedio subieron 18,6% cuando la inflación acumulada a ese entonces era del 32,4%. Lo que en términos reales significa que a septiembre los salarios acumulaban una pérdida de poder adquisitivo del 10,4%. Según reseñó La Política Online, en términos reales a septiembre los salarios acumulaban una pérdida de poder adquisitivo del 10,4%. En la comparación con igual mes de 2017 la retracción llegó al 12%.

La peor parte se la llevaron los trabajadores en negro ya que en términos interanuales perdieron 14,2% de su poder adquisitivo ya que los salarios crecieron solo 20,6% frente a una inflación de prácticamente el doble.

Mientras, el Gobierno de Mauricio Macri asegura que "lo peor ya pasó". ¿Es así? Por lo pronto, todos los indicadores empeoran día a día. Los trabajadores viven su peor año en mucho tiempo.