Los mercados financieros, hasta el momento, están confiados en la receta que propone el gobierno de Alberto Fernández, que, básicamente, consiste en hacer crecer la economía y así poder pagar sus deudas. 

La respuesta no se hizo esperar. Además, de subir la bolsa, el riesgo país cayó más de un 10% en sólo 7 días de gobierno peronista. Así las cosas, logró perforar el piso de 2000 y quedar en 1800.

Durante la gestión de Mauricio Macri, el indicador que da cuenta de la solvencia financiera de un país, llegó a estar en torno de los 2300 puntos, récord en una década. Pasa que Cambiemos tomó tanta deuda que volvió imposible la posibilidad de pagar los intereses cada vez más abultados. Por eso el riesgo país no dejó de crecer, porque los acreedores descontaban que el país no iba a poder pagar, como finalmente ocurrió en 2018, cuando Macri decidió acordar con el FMI. 

Ahora, el peronismo busca negociar con el sector con una propuesta clara, que fue exitosa durante el kirchnerismo: primero crecer y luego pagar. Por ahora, el mensaje fue escuchado.