El presidente Alberto Fernández quiere que los bancos hagan su aporte "solidario" y bajen las tasas de interés que cobran a los usuarios por el uso de las tarjetas de crédito. De este modo, busca desarrollar otra medida que aliente el consumo en los sectores medios. 

El mandatario le hizo el pedido a Miguel Pesce, presidente del Banco Central. Esa institución está haciendo un esfuerzo para bajar las tasas, lo que no siempre es acompañado por los bancos privados, que siguen cobrando cifras muy altas. 

Además, el Central busca que todos las instituciones privadas incorporen como propuesta a sus clientes el plazo fijo ajustado por inflación (UVA), lo que permitiría que los usuarios ahorren en pesos sin perder contra el aumento de precios. Ocurre que el plazo fijo tradicional perdió interés por la caída de las tasas de interés. Por el momento, se sumaron los bancos públicos, pero no todas las instituciones privadas. Alberto le pidió a Pesce que insista con la exigencia. 

La intención del gobierno peronista es mostrar que la solidaridad que le exige a toda la sociedad argentina también incluye a los bancos, uno de los máximos ganadores durante los 4 años de Mauricio Macri.