El periodista Roberto Navarro aseguró "va a haber unos cuantos acreedores que van a aceptar" la oferta de reestructuración de la deuda que propuso el gobierno argentino y que continuarán las negociaciones con quienes la rechacen. El Gobierno nacional busca estirar los plazos para volver a pagar intereses de deuda. Se trata de la verdadera pesada herencia macrista. 

"La cosa no es ni blanca ni negra, va a haber unos cuantos acreedores que van a aceptar. Es un canje, vos me das el bono viejo que no te voy a pagar y yo te doy un bono nuevo", aseguró Navarro en su programa de El Destape Radio.

El director de El Destape señaló que según "altas fuentes oficiales", las charlas con los acreedores tienen una parte positiva ya que "hay una cantidad de acreedores que están aceptando la oferta de Argentina y es una cantidad importante".

Navarro explicó que para evitar un litigio con los Fondos Buitre que ponga en riesgo las arcas argentinas, "hay unas fórmulas que se llaman 'de acción colectiva', que tenés que lograr un porcentaje de acción en cada bono y anda más o menos en el 75%" y advirtió que "ese porcentaje no se logra porque algunos aceptan y otros no", pero resaltó que "en el mercado no hay ánimo de apurar a Argentina al default".

Anoche, el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, volvió a insistir que Argentina "no tiene plata" para hacer otra oferta, que consideró "muy razonable". Además, aseguró que el país no quiere ir al default.