Dos buenas noticias para la economía argentina. Por un lado, Specialized, una de las principales fabricantes de bicicletas del mundo, con oficinas centrales en Estados Unidos, anunció este jueves una inversión de $500 millones en la provincia de Buenos Aires para comenzar a ensamblar sus productos con la expectativa de desarrollar proveedores locales y exportar al mercado regional.

La empresa comenzará con una primera producción de 4.500 bicicletas para 18 modelos en el primer semestre y luego espera pasar a una segunda tanda de 7.000 bicicletas para 23 modelos. En el mediano plazo, planea alcanzar una producción de 20.000 bicicletas al año en el país. Las bicicletas se venderán a partir de $115.000, reseñó Ámbito. 

La otra buena noticia tiene que ver con la suiza Scott, considerada como la principal fabricante de bicicletas de Europa, que comenzará a ensamblar en la Argentina siete de sus modelos, a través de un acuerdo alcanzado con el grupo nacional La Emilia, que produce en el país las motocicletas Motomel y trabaja también para otras marcas.

De a poco, el clima de negocios en la Argentina empieza a ser favorable otra vez para la producción en el país. Con el macrismo, se privilegió una lógica basada en la importación de bienes sobre la fabricación local.