El Ministerio de Desarrollo Productivo anunció nuevas medidas para apuntalar la recuperación económica. Una de ellas es el establecimiento de condiciones para el fomento de inversiones para exportación. Además, la cartera que conduce Matías Kulfas informó que destinará 3000 millones de pesos para impulsar la transformación productiva pyme y convocó a más empresas al programa de desarrollo de proveedores.

A comienzos de abril, el Gobierno lanzó un nuevo régimen de fomento de inversiones para la exportación que busca dar previsibilidad a la inversión extranjera directa o a la nacional financiada con crédito externo, siempre destinadas a incrementar las ventas a otros países. En conjunto con el Ministerio de Economía, la normativa anunciada este miércoles específica que “se entiende por ampliación de unidad de negocio ya existente en las actividades agroindustrial y manufacturera a la incorporación de maquinaria, tecnología o ampliación de planta que impacte en un cambio de escala productiva, una mejora tecnológica que incremente la productividad de la empresa”. En el caso de las actividades minera e hidrocarburífera, se considerará “toda inversión de exploración, construcción y explotación, como así también toda incorporación de maquinaria, tecnología o ampliación de planta que implique el aumento de la capacidad productiva o la extensión de la vida útil de un establecimiento minero e hidrocarburífero existente”.

El gobierno busca apurar la gestión en un aspecto clave como es la generación de dólares a través de las exportaciones. Es un desafío gigante que tiene el país en esa materia, con ventas al exterior muy estables en la última década. Desde hace años, Argentina tiene por ese motivo restricción externa que repercute sobre el tipo de cambio del dólar. 

El nuevo esquema prevé que el 20 por ciento de las divisas obtenidas en las exportaciones vinculadas a una nueva inversión serán de libre aplicación, y el tope máximo anual es el equivalente al 25 por ciento del monto bruto de divisas ingresadas para el proyecto. El destino de esos fondos podrá ser el pago de capital e intereses de pasivos en el exterior, utilidades y dividendos de balances cerrados y auditados, y repatriación de inversiones directas de no residentes. La norma crea una comisión de evaluación de proyectos y  establece plazos para dictaminar en cada iniciativa.

Con respecto a las pymes, el Ministerio de Desarrollo Productivo lanzó la convocatoria para la línea transformación productiva pyme por 3000 millones de pesos, que tendrá el respaldo del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (Fondep) y estará destinada a micro, pequeñas y medianas empresas con proyectos estratégicos que mejoren su productividad, aumenten las exportaciones y que impulsen el desarrollo de su cadena de valor.

Si Argentina quiere crecer de forma sostenida deberá afrontar el pago de la deuda externa y también el de las importaciones necesarias para el aparato productivo. Aumentar las exportaciones se vuelve esencial si se pretende crecer de forma sostenida. El país necesita más dólares y los necesita ya...