El Indec volvió a traer malas noticias sobre la situación de la industria argentina. Según el "Estimador mensual industrial", la actividad retrocedió en octubre un 6,8%. Es la sexta caída consecutiva desde mayo: en lo que va del 2018, la baja acumulada es del 2,5%.

Entre los retrocesos, el más relevante es el de la industria textil, que cayó un 23% en octubre, y acumula un retroceso de 11% en los primeros 10 meses del año. "En la comparación de octubre de 2018 con respecto al mismo mes de 2017, disminuyen la industria textil (-23,4%), la metalmecánica excluida la industria automotriz (21,3%), los productos de caucho y plástico (-17,2%), la industria automotriz (-10,8%), la edición e impresión (-7,3%), la elaboración de sustancias y productos químicos (6,5%), los productos minerales no metálicos (-4,8%), el bloque de papel y cartón (-3,7%), la industria del tabaco (-1,1%) y las industrias metálicas básicas (-0,2%)", indicó el organismo dirigido por el economista macrista Jorge Todesca. 

Con respecto a las expectativas, tampoco hay buenas noticias. El 59% del sector espera una disminución del mercado interno en los próximos meses. En ese contexto, sólo el 5,8% piensa en aumentar el personal (el 29% cree que deberá disminuirlo). Además, el 40% considera que deberá disminuir la cantidad de horas trabajadas por los empleados. Todas pésimas novedades para un sector muy golpeado por las políticas macristas. 

Por otro lado, el INDEC también consignó un retroceso de la actividad de la construcción, que cayó en octubre un 6,4% con relación a igual período de 2017 (se contrajo un 3,7% en la comparación con septiembre).