La llamada inflación mayorista es la considera los cambios en los precios de los insumos de la economía. Al subir esos costos, impactan sobre el valor de los bienes y servicios que los argentinos consumen a diario. En septiembre, la inflación mayorista fue del 16%. 

El dato se desprende del Indec: en los últimos 12 meses, los insumos aumentaron en promedio un 74%. 

Esa suba tan importante incidirá en el corto plazo sobre el valor de los bienes y servicios minoristas, que tenderán a aumentar en la misma línea. En septiembre, esa inflación estuvo en el 6,5% y se espera un número similar en octubre. Así las cosas, cerrará el año por arriba del 40%. 

Todavía resuenan las palabras de Mauricio Macri en campaña cuando afirmó que bajaría la inflación: "Es lo más fácil de resolver", aseguró. Ayer, el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Larreta, aseguró que Macri "nunca dijo tal cosa". Qué mala memoria.