El gobierno decidió extender por 10 días el plazo de negociación con los bonistas en busca de alcanzar un acuerdo por la deuda con los acreedores externos, según informó Ambito. El plazo cerraba el viernes. 

La decisión será trasmitida a la Security and Exchange Commission (SEC) de los Estados Unidos. Si bien las negociaciones se encuentran encaminadas, según coinciden tanto fuentes oficiales como de los fondos de inversión, se considera necesario contar con más tiempo para implementar el acuerdo al que se aspira. ¿Se evitará el default?