Una verdadera pesada herencia. El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) dio a conocer que desde que Mauricio Macri asumió la presidencia en diciembre de 2015, se tomaron U$S 1.032 de deuda externa por segundo en la Argentina. En sólo cuatro años el gobierno tomó U$S 61.898 por minuto, U$S 3.713.876 por hora, U$S 89.133.021 por día, U$S 2.711.129.382 por mes, y U$S 32.533.552.587 por año.

Asimismo, el informe señaló que “el endeudamiento fue mayoritariamente en moneda extranjera. Dicha deuda creció en un 61% por unos U$S 98 mil millones en apenas 3 años y medio. La deuda en moneda local creció apenas un 6%, en unos U$S 4,5 mil millones”.

De este modo, sólo en los próximos cuatro años el próximo gobierno deberá afrontar vencimientos de deuda por casi 224.000 millones de dólares. De esos 223.971 millones de dólares en concepto de vencimientos, 173.000 millones están nominados en moneda extranjera, de los cuales más U$S 50.000 millones deberán ser devueltos al FMI.