La devaluación y la caída de actividad sigue afectando a la industria nacional y esta semana la compañía Alpargatas anunció el despido de 500 trabajadores de su planta ubicada en la localidad tucumana de Aguilares. Esto se suma al cierre de sus plantas de calzados en Catamarca y en Santa Rosa, La Pampa, que trajo una reducción de 460 trabajadores.

“Esta es una de las plantas más grandes de la empresa, después de más de 40 años en Tucumán. Tenemos la mala noticia que son 500 los compañeros que se van. Aparentemente somos caros para la empresa porque mayormente traen productos chinos que reducen nuestros puestos de laburo”, dijo en Radio 10, Luis de la Cruz, referente sindical de la Asociación Obrera Textil de la provincia de Tucumán.

Además, se refirió a la desafortunada frase del ministro de Economía, Nicolás Dujovne, quien ratificó el rumbo y pidió "paciencia". “Que Dujovne venga a pedirle paciencia a las 500 personas despedidas. No podemos esperar. El mejor gabinete de los últimos 50 años nos está llevando al pozo”, aseguró el trabajador. 

“Hasta el kiosquero del barrio le va a repercutir esto, porque siempre nos damos una mano entre todos. En el 2001 ya hemos vivido esto y hemos quedado afuera todos”, deslizó.