El consultor Miguel Ángel Broda, cercano al oficialismo, ofreció un diagnóstico duro sobre la situación económica argentina: "Es probable que haya hasta seis meses de reducción de empleo y aumento de la inflación", describió. 

"Es posible que tranquilicemos al mercado cambiario pero las consecuencias se vivirán en los próximos meses", aseguró Broda, de consulta habitual en el equipo económico macrista. 

E insistió: "Es probable que para bajar el déficit haya que achicar otras partidas, como salarios empleados públicos, gastos de capital, transferencias a provincias, la devaluación no licua más nada". 

Por último, Broda no mostró entusiasmo por el acuerdo que el Gobierno firmó con el Fondo Monetario Internacional: " "no es una apuesta segura de que la economía se reactive el año que viene, sino una posibilidad".