Los despidos y suspensiones en el bimestre noviembre-diciembre, el último de 2018, totalizaron 9.727 casos, lo que duplica la cifra del mismo período del 2017, cuando sumaron 4.758. Se trata de un incremento del 104%. Un 83% de los casos correspondieron a los sectores de industria y de servicios.

Entre 2017 y 2018, Mauricio Macri duplicó la cantidad de trabajadores despedidos o suspendidos en la Argentina. Los datos se desprenden del informe "Un año de caída: despidos y suspensiones durante 2018", elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que puntualiza que durante el 2018 hubo un total de 69.696 suspensiones y despidos, 16.303 de ellos correspondientes al empleo público y 53.393 al sector privado. Los datos implican un promedio de 5.800 despidos y suspensiones mensuales durante todo 2018.

Teniendo en cuenta los datos de 2017, los despidos y suspensiones en 2018 superaron en 33.162 casos a los del año anterior, lo que equivale a un incremento de 91% interanual.

En el relevamiento por sectores, los despidos y suspensiones de la construcción alcanzan los 1.581 casos, los correspondientes a las empresas de capital estatal alcanzan los 5.176, los despidos en el sector público dentro de la órbita del poder ejecutivo suman 11.127, la industria despidió y suspendió 37.341 trabajadores, el sector primario hizo lo propio en 1.001 casos y finalmente los servicios expulsaron a 13.470 trabajadores.

Los despidos y suspensiones de la industria suman el 54% del total de casos, seguido por el sector público, que entre los correspondientes al poder ejecutivo y a las empresas estatales representan el 23% de los casos, y luego el sector servicios, con 19% de los casos.

Del total de casos de 2018, 42.396 corresponden a despidos, 9.210 a desvinculaciones por cierre de empresas o plantas, 1.735 a retiros voluntarios o jubilaciones anticipadas, 15.280 a suspensiones junto con 1.075 casos de adelanto de vacaciones.

Es de destacar que 1 de cada 8 despidos durante 2018 se relacionaron con cierre de empresas o plantas. En el caso de la industria la proporción es aún mayor: 1 de cada 6 casos están vinculados a cierres.

En el sector público, por su parte, hubo despidos en entes descentralizados como Conicet, Vialidad, INTI, Coros y Orquestas y SENASA, en las municipalidades de Tucumán, Morón, Quilmes, Tres de Febrero, La Plata y otras. En el Poder Ejecutivo hubo despidos en los Ministerios de Agroindustria, Desarrollo Social y Economía, entre otros; también se efectuaron despidos en el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, entre otras, y en empresas de capital estatal como YCRT, Ferrobaires, Nucleoeléctrica Argentina, YPF, Fadea y Fabricaciones Militares.