Se trata de la empresa Mirgor, que el propio Mauricio Macri creó en 1983.  Ahora, producto de la crisis que generó su propio gobierno, la empresa atraviesa serios problemas económicos. Unos de sus más reconocidos accionistas es, nada menos, que Nicky Caputo, el 'amigo del alma' de Macri.

En un comunicado que difundió el medio oficialista El Cronista, la empresa anunció que “por la notoria caída de la demanda de nuestros productos que nos obliga a tener inventarios mayores a los deseados y reduce nuestra liquidez” no repartirá dividendos entre sus accionistas.

Según la misma nota, Caputo "estaría muy molesto por la caída de la demanda de sus productos" durante el 2018. Igualmente, el "amigo del alma" del Presidente no puede quejarse: fue designado como cónsul en Singapur.

Según informó Mirgor, la caída en la producción de la firma fue del 19% y en el segundo semestre se observaron los peores resultados. Mirgor arrancó en la producción de unidades de aire acondicionado para automóviles. Más tarde se diversificó a la producción de electrodomésticos y teléfonos celulares.