El dólar continuó con tendencia alcista luego de un julio en el que se apreció 3% y llegó a su nivel más alto en 4 meses. Según el promedio de Ámbito en bancos y agencias de la city porteña, el billete verde saltó 1,1% o 52 centavos a $45,55.

Asimismo, la moneda estadounidense fue impulsada por órdenes de compra destinadas a cubrir posiciones y a atender obligaciones con el exterior.

Mientras, el Banco Central siguió con su postura de mantener la tasa por el techo, lo que paraliza la actividad local, al impedir el crédito en el país. Además, esa política no se muestra efectiva contra el dólar, que perdió su calma y volvió a crecer. El Gobierno necesita controlar a la divisa norteamericana para tener alguna chance en las próximas elecciones. ¿Podrá?