El Gobierno de Mauricio Macri enfrentó semanas muy complicadas en lo económico. En pocas semanas, debió devaluar el peso casi un 30% (50% en un año). Finalmente, ayer pudo sortear el supermartes ya que logró que se renovara todo el stock de Lebacs que se vencían. El tema es el siguiente: ¿cuál es el costo que pagará?

Ocurre que para calmar a los llamados "mercados", el oficialismo devaluó fuertemente la moneda nacional. Además, prometió más ajuste fiscal, lo que significa subas de tarifas y parate de la obra pública. Sin quererlo, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, reconoció lo previsible: tendremos más inflación y menos crecimiento. 

Con respecto al aumento de precios, habrá que ver cuánto golpea sobre el poder adquisitivo y sobre el mercado interno. La economía argentina creció en el primer trimestre pero puede experimentar una situación bien diferente. El nuevo riesgo que enfrenta el país es parate de la economía sumando a inflación alta. Según cifras oficiales, fue del 10% en los primeros cuatro meses del año. 

Por último, especialistas advierten sobre otros costos del supermartes: caída de las reservas del Banco Central y una suba de tasas en torno al 40%, lo que encarece el crédito de pequeños y medianos empresarios. El Gobierno se muestra optimista, aunque no hay prácticamente ningún indicador que permita tal sentimiento.