El presidente Alberto Fernández encabezó desde el predio Procrear del partido bonaerense de San Antonio de Areco, la entrega de 784 viviendas para familias de las provincias de Misiones, Mendoza, La Rioja, Santiago del Estero y Buenos Aires.

En el acto, el mandatario recordó un hecho inédito ocurrido durante el macrismo, en medio de la crisis habitacional que hay en el país. En 2015, la gestión kirchnerista dejó avanzadas 11 mil casas, como parte de los programas de vivienda que esa administración desarrolló. Sin embargo, el gobierno de Mauricio Macri no terminó ni una casa. 

"No se sabe si fue por razones políticas, ideológicas, por maldad o por inoperancia, pero lo cierto es que quedaron las obras paradas y que los argentinos están esperando que las terminemos para que empecemos a entregar", describió Fernández.

"No nos engañemos, detrás de cada obra inconclusa hay también una lógica que subyace en quien gobierna. Yo no estoy en paz sabiendo que hay 11 mil casas sin terminar y que hay millones de argentinos que no tienen la casa propia. No estoy en paz con mi conciencia y quiero que eso se termine cuanto antes", agregó el mandatario.