Según cifras oficiales, la industria continuó el sendero de la recuperación en julio con indicadores que anticipan un crecimiento de casi 4% en la industria respecto al mismo mes de 2019 y del 5,2% por encima del promedio de ese año. La industria empieza a trabajar con más potencia pero la buena noticia es que no es el único sector que se recupera en relación a la pre-pandemia. 

Por ejemplo, los indicadores de consumo mostraron signos de recuperación en los rubros más afectados por la pandemia, como actividades turísticas e indumentaria y calzado. Así lo reveló el último informe de Panorama Productivo elaborado por el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), que elabora un índice anticipado de actividad en base al consumo de energía en las fábricas. Mayor consumo se explica por una leve recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores. Otra buena noticia. 

Así las cosas, de 1.020 plantas industriales, el 52,8% consumió más energía que en julio de 2019. Las exportaciones, en tanto, registraron su nivel más alto desde 2014: crecieron 41,7% en comparación con el mismo mes de 2019; mientras que la inversión productiva también supera los niveles de hace dos años.

El informe destacó que sectores como químicos, maquinarias y equipos y automotriz lideraron el crecimiento de la industria. El sector automotriz en julio produjo 31.935 unidades, lo que representa un 47,5% más que dos años atrás. En el acumulado de los primeros siete meses, la producción fue 23,3% mayor que en el mismo período de 2019.

Como dato a resaltar, las fábricas productoras de materiales para la construcción retomaron el crecimiento tras la desaceleración de los primeros meses de 2021: los despachos de cemento tuvieron el mejor julio desde 2015. Comparado con Brasil, Chile, España, Francia, Italia, México, Estados Unidos, India, Alemania y Japón, Argentina se destacó en el promedio industrial general, y en 9 de 11 sectores el desempeño fue mejor al promedio de los países mencionados.