Dos pandemias sufrió el país: el macrismo y el coronavirus. En los últimos 6 años el país destruyó actividad económica y empleo. Argentina pasó de un desempleo del 7% en 2015 al 10% actual. Sin embargo, empieza a verse la luz al final del túnel. 

En los últimos 10 meses de crecimiento, se generaron casi 120.000 empleos privados nuevos. Según un trabajo de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) en agosto la cantidad de las personas asalariadas en el sector privado se incrementó 0,2% con respecto al mes anterior y acumuló el octavo mes consecutivo de expansión de esta modalidad ocupacional.

Se alcanzaron así los 12,1 millones de puestos de trabajo registrados en términos desestacionalizados. Esto implicó 17.720 trabajadores (0,1%) más que lo computado en igual mes de 2019, precisó el trabajo del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda.

En la comparativa regional, Argentina conforma el lote de países con menor impacto negativa sobre el empleo privado. La casa de altos estudios destacó que esto fue gracias a las políticas públicas para contener. De acuerdo al trabajo, mientras que en Perú cayó 3,5%, en Brasil 2,1%, en Paraguay 1,7% y en Ecuador 1,4%, en la Argentina sólo acumula una merma de 1,2%.