Gran noticia para la industria argentina: septiembre mostró el primer crecimiento interanual en lo que va de 2020. De acuerdo a los datos arrojados este jueves por el INDEC, la actividad del sector trepó un 3,4% en comparación con el mismo mes del año pasado. En resumen, para la industria, el macrismo fue peor que la pandemia. Increíble. 

Según la información oficial del organismo de estadísticas públicas, 10 de los 16 rubros relevados en el Índice de Producción Industrial (IPI) mostraron mejoras respecto de septiembre de 2019.

Los dos rubros que más incidieron en este repunte fueron el de sustancias y productos químicos y el de alimentos y bebidas, con incrementos interanuales del 15,2% y del 6,1%, respectivamente. Cabe recordar que ambos fueron de los menos afectados por las medias de aislamiento tomadas para prevenir nuevos contagios de Covid-19.

En el primer caso, el salto fue traccionado por una mayor producción de materias primas plásticas, caucho sintético y productos químicos básicos. INDEC explicó que esto se produjo, fundamentalmente, por una baja base de comparación debido "a los problemas técnicos derivados del apagón eléctrico nacional de junio de 2019, que afectaron la actividad de plantas de proceso continuo durante varios meses del año pasado".

En el caso de los alimentos, se destacó una suba del 24,1% en la producción de vino , dentro de la cual un 27% correspondió a exportaciones hacia otros mercados. En el mismo sentido, también resaltó un crecimiento en la elaboración de pescados y sus derivados; según datos del Gobierno, los desembarques de capturas marítimas de la flota de fresqueros que son procesados por la industria manufacturera, crecieron un 53,3% interanual en septiembre.

Paralelamente, los dos aumentos interanuales más altos se verificaron en el rubro maquinaria y equipo (21,2%), gracias a un significativo salto en la fabricación de maquinas agrícolas, y en muebles y colchones, y otras industrias manufactureras (18%), producto de una mayor demanda para los hogares.

El buen desempeño de la industria en su conjunto también fue aprovechado por un sector que fue muy perjudicado por la pandemia, como el automotriz, que exhibió una variación positiva del 9,6% en su producción, explicada, principalmente, por una suba en las ventas a concesionarios.