Surge de un relevamiento realizado por el programa de Capacitación y Estudios sobre Trabajo y Desarrollo (Cetyd) de la Universidad Nacional de General San Martín​ (Unsam).

El dato refleja la preocupación de la gente por el futuro del país: cinco de cada diez trabajadores tienen miedo a perder su empleo y siete de cada diez encuestados consideran que tienen menos posibilidades de encontrar un puesto que un año atrás. 

El indicador es conocido como el “fantasma del desempleo” y destaca que también crece el número de personas que conoce a un despedido en las últimas semanas. Además, Las preocupaciones se profundizan entre los trabajadores con menos calificaciones educativas; entre ellos el miedo a perder el trabajo asciende hasta el 63 por ciento.

En ese sentido, la tasa de desocupación para el primer trimestre del año, el último dato oficial disponible, alcanzó al 9,1%. La cifra representa una leve reducción de 0,1 puntos frente al mismo período de 2017 cuando el desempleo ascendía hasta el 9,2%. Es decir, se registró la existencia de 34 mil desocupados más que un año atrás, ya que la cantidad de personas sin empleo pasó de 1.149.000 a 1.183.000. 

De acuerdo al relevamiento, el 54 por ciento de los trabajadores encuestados se manifiestó “preocupado” o “muy preocupado” por perder su empleo actual. La cifra representa un incremento de 5 puntos porcentuales frente a la medición realizada en marzo. 

Lo grave del dato revelado es que se trata de una encuesta realizada antes de que impacte de lleno en la economía argentina la devaluación abruta del peso. Según todos las consultoras, desde julio se verán los peores indicadores referidos a la actividad.