El Índice de Precios al Consumidor de agosto marcó una suba del 3,9%, la más alta del año, por lo que en los primeros ocho meses del año la inflación acumulada alcanzó el 24,3%, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). 

Las subas más importantes se registraron en Comunicación (12%); tarifas de servicios públicos (6,2%); Salud (4%); y Alimentos y bebidas (+4%).

Las estimaciones y mediciones privadas indicaban que en el octavo mes del año hubo un fuerte traspaso a precios de la devaluación del peso, lo que motivó un recalentamiento de la inflación general.

Por su parte, el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), organismo dependiente de la Universidad para la Educación y el Trabajo (UMET), el poder adquisitivo se encuentra en su peor momento desde el 2010. De acuerdo con los estudios de la entidad, la inflación de agosto fue del 4,3%, el valor mensual más alto desde abril de 2016.

Además, se espera que septiembre sea todavía peor. La inflación en ese mes podría llegar al 5%, una cifra insólita para la historia reciente del país. La crisis económica no parece encontrar final.