El modelo económico de Mauricio Macri está agotado en lo que hace a sus fundamentos. Por eso, hoy se debate entre dejar crecer el dólar o aumentar la tasa de interés, lo que genera recesión económica, aumenta del desempleo y la pobreza. 

Esta semana, el dólar pasó de 38 a 43 pesos, lo que generó un movimiento de cimientos en Casa Rosada. ¿Una nueva corrida bancaria? El macrismo sabe que otra corrida imparable terminaría prácticamente con cualquier posibilidad de reelección. 

Por eso, el Banco Central decidió volver sobre sus pasos y subió las tasas al 58%. Un negocio redondo para los bancos y los grandes inversores especulativos. Una pésima noticia para los productores argentinos y los trabajadores, que verán como la recesión económica sigue. En enero, la industria y la construcción retrocedieron un 10%. 

Mientras, hay un número que todos miran con atención: se trata de los miles de millones de pesos que están en los plazos fijos. Si es plata se traslada a dólar, la economía temblaría. Una vez más...