Nunca visto antes en la historia del país: el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos llegó en el primer trimestre del 2018 a los 9600 mil millones de dólares, el número más alto en la historia del país. Creció un 34% en relación al 2017. Gravísimo. 

La cuenta corriente es lo que tiene que ver con las necesidades (o no) de dólares de la economía argentina. Tiene en cuenta la balanza comercial (exportaciones versus importaciones), más las divisas que salen por turismo o fuga. El número en rojo llega a los 10 mil millones de dólares. 

¿Cómo cubrió ese déficit el Gobierno de Mauricio Macri? Con endeudamiento externo, que aumentó en 19 mil millones de dólares en el último año. 

"Con estos números, en el acumulado de los últimos cuatro trimestres el saldo negativo de la cuenta corriente asciende a 5,3% del PBI (US$34.000 millones), lo que marca el registro más alto desde la salida de la convertibilidad (tanto en términos nominales como en porcentaje del PBI)", analizó la consultora Ecolatina.