Así lo aseguró el presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines (FECAC), Gabriel Bornoroni, pese a los aumentos de las naftas de entre un 7 y un 8,5% que están aplicando las petroleras este fin de semana. "Todavía hay un atraso en los precios de un 9%", dijo. Aumentarían antes de fin de año. 

Luego de aclarar que "los expendedores de combustibles somos meros intermediarios, los precios los ponen las petroleras", explicó que "con estos incrementos, hoy como están las cosas deberían aumentar otro 9%". La suba es la 14° en el año, lo que asciende el incremento a un 60,4% promedio en 2018.

"No lo van a hacer inmediato, pero se va a ver reflejado en uno o dos meses. Los precios de las naftas no bajaron porque venían atrasados", explicó en relación a por qué la nafta sigue subiendo a pesar de la caída del dólar. El Gobierno había asegurado que los combustibles bajarían cuando la divisa norteamericana lo hiciera.