La venta en los supermercados -medida por cantidades- cayó 12,7% y en los centros de compras o shoppings cedió un 9,8% en forma interanual durante julio pasado, y alcanzan trece meses de bajas consecutivas.

Según informó el INDEC, las ventas en los autoservicios mayoristas se derrumbaron en julio un 15,4% y arrastran también trece meses de contracción.

A precios corrientes, es decir midiendo el impacto de la inflación de precios, la facturación en julio en los supermercados alcanzó a los 55.081 millones de pesos y creció un 40,2%, en forma interanual, con un alza del 1,1% respecto al mes anterior, reseñó Ámbito Financiero. 

De ese total las ventas realizadas en efectivo ascendieron a 18.557.818 de pesos, lo que representa un 33,7% del total, mediante tarjeta de débito 15.638 millones con tarjeta de crédito sumaron un total de 19.193 millones y las realizadas mediante otros medios de pago ascendieron a 1.690 millones de pesos.